Desde diciembre se ha ido implantando una nueva normativa andaluza sobre el consumo de alcohol en los lugares públicos, fundamentalmente en la calle. La ley prohíbe beber (cualquier líquido) en la vía pública o realizar cualquier actividad que ponga en peligro la pacífica convivencia ciudadana. Bueno, yo creo que esto tiene grandes visos de ser hasta anticonstitucional (por ejemplo el artículo 21) y deja mucha manga ancha para que la policía haga lo que le dé la gana. Ya lo hemos visto en el caso de estos dos compañeros a los que han metido en el calabozo por nada y menos, pero estas imágenes del pasado 20 de enero muestran claramente que las cosas se están desmandando.
Y más que se van a desmandar puesto que en Sevilla, con el calorcito, la primavera, el buen ambiente en las calles… a ver cómo prohíbes tu que un grupo de personas se junten en la vía pública para tomar una cervecita apaciblemente. No se puede, hombre.

Se pueden hacer muchos comentarios a este vídeo. A mi se me ocurren algunos:
1) Si hay que meterse en un recinto para beber y no alterar la pacífica convivencia ciudadana, me pregunto cómo se puede respirar si los bares y cafés no están acondicionados para recibir a tantísima gente.
2) La ley se ha puesto en vigor en invierno, cuando hace frío y no importa demasiado volverse a casa. ¿Qué le vas a decir tu a una persona que se muere de calor (40º a la sombra en verano) para que se meta en un bar con la flama que hay dentro?
3) En el vídeo no sale bien, pero a una chica que salía del bar para contestar una llamada del móvil fue conminada a volver a meterse (donde por otro lado no cabía ni una alfiler).

Juzguen ustedes.