Nada, que visitando el blog de Marta Marmota, no he podido por menos que soltar una risa ante tal visión. Sólo puedo decir una cosa: ¡qué alegría!

hermanitas
hermanitas2