Vaya el aparatito que está usando Björk en su última gira. Se trata de un invento llamado reacTable ideado por unos catalanes de la Universidad Pompeu i Fabra que básicamente podríamos definirlo como una mesa sintetizadora de sonidos. No soy un experto en música electrónica, pero este aparato te deja boquiabierto. Se van colocando unos moduladores encima de la mesa y, con ayuda de luces que unen a los moduladores, se van mezclando los sonidos. La verdad, cada vez es más fácil emular cualquier tipo de sonido, yo estoy con este tipo que dice que se ha democratizado el mundo de la música, pero ¿qué vamos a hacer si no?. De todas formas un aparatito de estos no es como muy asequible, hoy por hoy. Más que democratizar, que también, me inclino a pensar en cómo la música se está volviendo cada vez más intuitiva y básica. Huimos del barroquismo y nos dejamos arrastrar por cadencias más elementales, como si en la simplicidad estuviera la explicación para todo. No sé, yo lo que quisiera es tocar el aparatito…

Ah, y aquí unos capullines intentando imitar al reacTable. Qué mala es la droga a temprana edad.