Contar un cuento sin palabras es una tarea harto difícil, pero este animador catalán (colaborador habitual de Disney) tiene la habilidad de emocionar con tan sólo unos pocos elementos. Hasta el simple título es sugerente. A mi me ha encantado.