Buñuel tenía unas cosas un poco raras, ¿pero hay algo más divertido que disfrazarse de monja?

Via El Café de Ocata