Lamentablemente no he podido ir a todas las actividades de este gran encuentro, pero creo que sí a algunas de las interesantes. Empecé el viernes por la tarde, entrando tarde a la charla con Buenafuente, un tipo simpático, curioso con esto del los blogs, pero un espectador, como yo, de todo este fenómeno. En la misma sala y terminada su intervención, le hicieron preguntas varias, entre los preguntones estaba Javier Capitán. Las “estrellas” mediáticas en general se han demostrado como usuarios corrientes y molientes, cosa que me ha acercado a su postura. Tanto me acercó que pudimos conversar, yo y otros tantos, amigablemente con una taza de café.

Lo cierto es que es emocionante ver qué buen ambiente se respira en estos foros. Uno no tiene ni idea de dónde va a acabar esta red social, ni quién se beneficiará económicamente, ni cómo, ni qué consecuencias acarreará… pero lo que si aprecia es una verdadera expectación por la magnitud de los cambios. Hablamos de masas de personas que, una a una, están cambiando la red. Otro aspecto a destacar es el “buenrollismo” reinante. Creo que, antes que la muerte, la blogosfera nos iguala a todos, y eso por ahora es favorecedor de las relaciones. La gente ha sido muy simpática, han ido incluso a hacer negocio, y todo en buen plan. He aprendido algunas cosas sobre podcast y videoblog en un taller que hubo y ya las últimas actividades me coincidieron con otro congreso. Vaya tela. Seguro que David Bravo estuvo genial.

Tras mi ruta de la tapa particular, volví el sábado, pero esta vez a la tertulia de la tarde. Sentí enormemente haberme perdido la conferencia de Biz Stone , pero un amigo me la contó luego. Pude asistir a la mesa redonda entre Juanma Ortega (el de Anda Ya), Gisela Pulido (cuatro veces campeona del mundo de kitesurf) y Javier Capitán (el del Informal)* sobre los blogs personales en la que el primero me pareció un tipo flipado con su podcast del que puso unas pistas curiosas, Gisela, la probrecita, hablaba de cosas más terrenales como charlar con sus amigas y colgar fotos de sitios que le gustan, y El Capi, que fue el que dijo las verdades. Sobre todo en referencia a la SGAE y al nuevo cambio social en el que parece todo el mundo tener bastantes esperanzas. Me refiero a la Web 2.0, claro.

* Atención a cómo he puesto etiquetas a diestro y siniestro, pero es para que hagáis memoria, que estáis viejunos.