A ver: entro en mi correo y me cuelan unas líneas de publicidad. Hasta ahí, vale que son pocas y de algo come Gmail. Pero bueno, ordenen los factores, que al final alteran al producto.