Repasando hechos científicos destacados de este año, como cosa curiosa ha llegado a mi conocimiento un experimento relacionado con el juego de las damas. Se intuía, se sabía del juego del 3 en raya, pero ahora se ha demostrado científicamente: dos jugadores perfectos echando una partida a las damas siempre empatarían.

Eso me trajo a la cabeza la película Juegos de guerra (siempre hay una película que me viene a la cabeza, por diferentes razones😉 en la cual la máquina que se vuelve loca provoca la Tercera Guerra Mundial porque no sabía empatar.

A veces, lo más inteligente para resolver conflictos es saber empatar. Y más si se trata de uno mismo. Aprendamos, en este caso, de las damas.