“Hay dos maneras de conseguir la felicidad: una, hacerse el idiota; otra, serlo”.
JARDIEL PONCELA, Enrique

“La felicidad consiste en ser un desgraciado que se sienta feliz”.

GÓMEZ de la SERNA, Ramón

“La felicidad no es cosa fácilmente digerible; es, más bien, muy indigesta”.
UNAMUNO, Miguel

“La felicidad está en la ignorancia de la verdad”.
LEOPARDI, Giacomo

“La felicidad es el privilegio de ser bien engañado”.
SWIFT, Jonathan

“Así como la desgracia hace discurrir más, la felicidad quita todo deseo de análisis; por eso es doblemente deseable”.
BAROJA, Pío


Lo cierto es que declararon a este individuo, Matthieu Ricard, monje budista hijo del conocido filósofo ateo Jean-François Revel, el “hombre más feliz del mundo”. Y en este artículo te explica todo más detalladamente, como sus principios que paso a exponer:

  • Vejez: Cuando la agudeza mental y la acción disminuyen, es tiempo de experimentar y manifestar cariño, afecto, amor y comprensión.
  • Muerte: Forma parte de la vida, rebelarse es ir contra la propia naturaleza de la existencia. Sólo hay un camino: aceptarla.
  • Soledad :existe una manera de no sentirse abandonado: percibir a todos los hombres como parte de nuestra familia.
  • Alegría: Está dentro de cada uno de nosotros. Sólo hay que mirar en nuestro interior, encontrarla y transmitirla.
  • Identidad: No es la imagen que tenemos de nosotros mismos, ni la que proyectamos. Es nuestra naturaleza más profunda, ésa que nos hace ser buenos y cariñosos con quienes nos rodean.
  • Conflictos de pareja minimizarlos. Es muy difícil pelearse con alguien que no busca la confrontación.
  • Familia: Requiere el esfuerzo constante de cada uno de sus miembros, ser generoso y reducir nuestro nivel de exigencia.
  • Deterioro físico: Hay que aprender a valorarlo positivamente. Verlo como el principio de una nueva vida y no el principio del fin.
  • Relaciones sociales: Es más fácil estar de buen humor que discutir y enfadarse. Lo ideal es seguir siendo como somos y utilizar siempre que podamos la franqueza y la amabilidad.
  • Felicidad: Si la buscamos en el sitio equivocado, estaremos convencidos de que no existe cuando no la encontremos allí.

Pues yo entiendo que estos principios son bastante legítimos y que mucha otra gente sin ser monje budista podría haber llegado a estas conclusiones. Desde luego hay bastantes puntos en los que su visión de la vida resulta un tanto chocante, como su opción por el celibato, su condición de biólogo molecular que lo aleja de ser un hombre ignorante, su paso del ateísmo a la religión.

Yo, sin embargo, creo que la infelicidad es una constante que forma parte del carácter occidental, europeo, clásico, judeo-cristiano, capitalista… Y también creo que sirve para avanzar, para buscar y prosperar. Mucho se ha hablado del caso de Matthieu Ricard. ¿Porqué se le estudia a él?¿Qué tanto de soberbia hay en mostrar al mundo lo feliz que es?¿Exactamente que miden para calcular su felicidad, impulsos neuronales?¿No debemos desear nada, para no ser infelices?

Creo que debemos tener un cerebro plástico para adaptar nuestra vida a nuestra persona.