Ante la desidia, el desencanto y el amodorramiento de los que dicen ser demócratas o progresistas de boquilla, yo animo a todo el que se considere un ciudadano que vote. Por ello me sumo a la iniciativa que se ha creado desde este blog para manifestar de manera contundente nuestra voluntad. Seamos maduros y vayamos a las urnas, en un rato podemos hacer algo determinante, como comunidad, como masa crítica.