You are currently browsing the monthly archive for enero 2008.

Más que el elixir de la eterna juventud, yo desearía el de la eterna vigilia. Ya dormiría cuando estuviera muerto. Ahora me voy a morir un poco… que me tengo que resucitar temprano.

Llevo no se cuanto tiempo viendo este gag (que es más largo en verdad) y sigo partiéndome el ojete. Muchachada Nui es de los mejores programas de humor que he visto hace años. Muy Monthy Python, muy descacharrante, muy porrero, muy Millán Salcedo, muy irreverente, muy… Muchachada muy, digo Nui.

Yo no quiero decir nada pero parece que estos señores van a venir dentro de poco por nuestras tierras. ¿Organizamos una quedada bloguera (y no bloguera) para ver a estos maestros? Altamente recomendable si aún no los conoces. Sobre todo porque están ya mayores y parece que cada actuación será la última. Bueno, si os animáis mandadme un correo o escribid algo en los comentarios. Estad atentos.

Pd.: no digo ni sus nombres porque no quiero que se corra la voz por Google y cualquier tag les lleve a una información privilegiada.

Ea, ya ha empezado la campaña y ya se empiezan a decir las primeras tonterías de la temporada. En este pequeño discurso del inefable, se hace un retrato de sí mismo que espanta por la hipocresía que puede haber en la clase política.

Enlace al vídeo aqui (no hay manera de poner vídeos que no sean de Youtube o Googlevideo)

Visto en Netoraton

Bueno yo, o me meto en serio en esto de las redes sociales, o paso de todo. Por fin me he abierto una cuenta en Facebook, y animo a todo el mundo a abrirse una, porque realmente es abrirse directamente a la “sociedad 2.0”. Nada más cercano al concepto de red, diría yo. Pero en el buen sentido, porque hay redes que atrapan y sólo te lían pero en esta conoces personas reales, por diferentes afinidades, y compartes algo. Eso es construir sociedad. Bueno, si queréis agregarme, pulsad la imagen, ojalá estemos pronto en grupos compartidos.

“Hay dos maneras de conseguir la felicidad: una, hacerse el idiota; otra, serlo”.
JARDIEL PONCELA, Enrique

“La felicidad consiste en ser un desgraciado que se sienta feliz”.

GÓMEZ de la SERNA, Ramón

“La felicidad no es cosa fácilmente digerible; es, más bien, muy indigesta”.
UNAMUNO, Miguel

“La felicidad está en la ignorancia de la verdad”.
LEOPARDI, Giacomo

“La felicidad es el privilegio de ser bien engañado”.
SWIFT, Jonathan

“Así como la desgracia hace discurrir más, la felicidad quita todo deseo de análisis; por eso es doblemente deseable”.
BAROJA, Pío


Lo cierto es que declararon a este individuo, Matthieu Ricard, monje budista hijo del conocido filósofo ateo Jean-François Revel, el “hombre más feliz del mundo”. Y en este artículo te explica todo más detalladamente, como sus principios que paso a exponer:

  • Vejez: Cuando la agudeza mental y la acción disminuyen, es tiempo de experimentar y manifestar cariño, afecto, amor y comprensión.
  • Muerte: Forma parte de la vida, rebelarse es ir contra la propia naturaleza de la existencia. Sólo hay un camino: aceptarla.
  • Soledad :existe una manera de no sentirse abandonado: percibir a todos los hombres como parte de nuestra familia.
  • Alegría: Está dentro de cada uno de nosotros. Sólo hay que mirar en nuestro interior, encontrarla y transmitirla.
  • Identidad: No es la imagen que tenemos de nosotros mismos, ni la que proyectamos. Es nuestra naturaleza más profunda, ésa que nos hace ser buenos y cariñosos con quienes nos rodean.
  • Conflictos de pareja minimizarlos. Es muy difícil pelearse con alguien que no busca la confrontación.
  • Familia: Requiere el esfuerzo constante de cada uno de sus miembros, ser generoso y reducir nuestro nivel de exigencia.
  • Deterioro físico: Hay que aprender a valorarlo positivamente. Verlo como el principio de una nueva vida y no el principio del fin.
  • Relaciones sociales: Es más fácil estar de buen humor que discutir y enfadarse. Lo ideal es seguir siendo como somos y utilizar siempre que podamos la franqueza y la amabilidad.
  • Felicidad: Si la buscamos en el sitio equivocado, estaremos convencidos de que no existe cuando no la encontremos allí.

Pues yo entiendo que estos principios son bastante legítimos y que mucha otra gente sin ser monje budista podría haber llegado a estas conclusiones. Desde luego hay bastantes puntos en los que su visión de la vida resulta un tanto chocante, como su opción por el celibato, su condición de biólogo molecular que lo aleja de ser un hombre ignorante, su paso del ateísmo a la religión.

Yo, sin embargo, creo que la infelicidad es una constante que forma parte del carácter occidental, europeo, clásico, judeo-cristiano, capitalista… Y también creo que sirve para avanzar, para buscar y prosperar. Mucho se ha hablado del caso de Matthieu Ricard. ¿Porqué se le estudia a él?¿Qué tanto de soberbia hay en mostrar al mundo lo feliz que es?¿Exactamente que miden para calcular su felicidad, impulsos neuronales?¿No debemos desear nada, para no ser infelices?

Creo que debemos tener un cerebro plástico para adaptar nuestra vida a nuestra persona.

A veces, simplemente no estoy de acuerdo conmigo mismo

Repasando hechos científicos destacados de este año, como cosa curiosa ha llegado a mi conocimiento un experimento relacionado con el juego de las damas. Se intuía, se sabía del juego del 3 en raya, pero ahora se ha demostrado científicamente: dos jugadores perfectos echando una partida a las damas siempre empatarían.

Eso me trajo a la cabeza la película Juegos de guerra (siempre hay una película que me viene a la cabeza, por diferentes razones 😉 en la cual la máquina que se vuelve loca provoca la Tercera Guerra Mundial porque no sabía empatar.

A veces, lo más inteligente para resolver conflictos es saber empatar. Y más si se trata de uno mismo. Aprendamos, en este caso, de las damas.

El miércoles cumplí con mi sana costumbre de acudir al cine a ver lo más “granado” de la cartelera. Como siempre me suelo informar un poco e ignorar el resto para poder dejarme llevar por lo que me encuentre. En este caso ha sido This is England, una película realista que trata el fenómeno neonazi inglés en en principio de los años ochenta con la referencia de la guerra de las Malvinas. Dicho así suena un poco a puro, pero en realidad es mucho más emocionante. Cuenta la historia de un chaval como de unos 10 años al que se le muere el padre en dicha guerra y cambia de ciudad junto con la madre. Se siente inadaptado y rechazado así que una pandilla de skins al verlo triste le animan y se hacen amigos. Tal cual. Muy sincera esa amistad, tenéis que verla.

Luego se incorpora un antiguo miembro del grupo, con ideas un tanto radicales y entonces la película va cambiando hacia un análisis del perfil más loco de esta pseudoideología llamada neonazi. La peli no es violenta, es emocionante, pero te muestra las cosas como son. Ya dije que es “realista”.

En cuanto a lo que pienso de ella, creo que es una de las películas inglesas más intensas que he visto últimamente. Simpática, cargada de sensaciones a veces duras, y válida para la reflexión. Evidentemente trata el tema del racismo, pero sin tópicos. Para nada. La música es buena. A la Imposible le gustará Ludovico Einaudi aunque también está aderezada con grupos punketas y reagges (que no se olvide que al principio, jamaicanos, blanquitos ingleses y toda la escoria de Reino Unido bailaban reagge antes que apareciera el punk), que les gustaba mucho escuchar a los skin. Me ha llamado la atención el vestuario tan cuidado, ya que en aquella época eras lo que vestías. No como ahora…

Por último destaco los diálogos. El guión es genial y mejor si es interpretado por estos actores noveles (excepto Stephen Graham, que lo vimos en Trainspotting) tan jóvenes como el protagonista, cuya madre murió durante el rodaje y a la que le dedican la película. Me quedan muchas cosas que comentar, así que id a verla y seguimos hablando en los comentarios, o en persona.

Mi calificación: un 7,5

Me estoy quitando. Y lo digo en serio, propósito para este año que entra. Esto de internet me absorbe. Pero no estoy insinuando que le vaya a dar una patada al blog, tire por la ventana el twitter o clausure mi cuenta MSN. ¿Estamos locos? Se trata de moderar las costumbres, que hay veces que me desacostumbro demasiado. Me refiero con todo esto a las sobredosis de información que me meto, ya sea por periódicos, feeds, blogs, webs, twitter, foros… Ahhrg!. Son demasiadas cosas que ver y no tengo tanto tiempo. Así que mi propósito será concentrarme en las cosas que me interesan, como este blog, y ya de paso… ¡recomendaros algunos sitio para que perdáis el tiempo!:

Mira y calla: Curiosidades gráficas a tutitplén.

La Aldea Irreductible: Documentales interesantísimos

Jung Tumbr: Imágenes curiosas, atractivas e insinuantes.

El café de Ocata: para los locos a los que nos va la filosofía.

Plétora de piñatas: os recomiendo vívamente esta tira diaria de Mauro Entrialgo, y cualquiera de sus creaciones.

Y recordad: si buscáis “Google” en Google podríais romper internet. Así que ni lo intentéis, insensatos.

RSS RSS del Podcast

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.