En un futuro no muy lejano, Dios se ha vuelto binario…