El otro día encontré un podcast interesante sobre historias de terror y estoy a ver si colaboro un poco, escribiendo algo. Porque sigo empeñado en ahondar en las cosas que dan miedo a la gente, aparte de mi cara por las mañanas. Al respecto, me parecen interesantes los comentarios que hicieron en su momento en la serie Reflexiones de Repronto, en la que se compaginan tanto literatura como cine con ese tonillo guasón que tanto me gusta. No os lo perdáis:

Por último, recomiendo vívamente la lectura del relato que nos trae hoy Gilichorradas. Toda una lección de moral y literatura.