No lo leo yo esta vez, sino un locutor. Pero como me gustan tanto los relatos de miedo os enlazo este para escucharlo a la luz de una vela (como decía Plans) y dejándose llevar por la trama.