Ayer terminé la primera y única temporada de una serie apasionante. Se titula Damages y está interpretada por Glenn Close, Ted Danson (el de Cheers), Rose Byrne y Zeljko Ivanek (aunque el nombre suene raro, te sonará la cara).

Es una serie de abogados en Nueva York, pero no es una producción cualquiera. Lo que me llamó la atención desde un primer momento es que todo al que le oía hablar de la serie decía cosas buenas. Sobre todo de los personajes, que están muy bien interpretados. La implacable Patty Hewes (Glenn Close) contrata a una joven y ambiciosa Ellen (Rose Byrne) para acabar con el multmillonario Arthur Frobisher (Ted Danson) y en el camino se van descubriendo los entresijos de un negocio muy sucio. Los personajes van degenerando conforme el cerco de la historia se cierra.

Y este es la gran apuesta de la serie: la historia. Pero no lo que cuenta sino cómo lo cuenta. Comienza la serie con la linda Ellen saliendo de un gran edificio envuelta en una gabardina, ensangrentada, su novio muerto en la bañera, y echa a correr… instantes después la para al policía. Este es el eje de la serie. En torno a él giran todos los acontecimientos y en esa espiral los guionistas desvelan y ocultan detalles (en plan Agatha Christie) hasta la resolución final del misterio.

Una de las mejores series que he visto. Y además sin mucho ánimo de continuar. Os puedo asegurar que cuando termina, termina. Aunque dejan un cabo suelto, por si acaso. Sería un error continuarla. Destaco en el plantel de actores a Zeljko Ivanek e incluso a Ted Danson. Componen unos personajes de lo más humano y creíble. Y por supuesto a la Sra Close, soberbia en el papel de mala. Creo que ya se ha encasillado, pero qué bien lo hace.

Si queréis descargaros el Episodio Piloto, aquí lo tenéis

damages