Gracias a amigos brasileños, en especial Aline y Claudinha, me he adentrado por el inmenso mundo de la música carioca. Realmente es apasionante, sobre todo por la mezcla y la riqueza que abunda en todos los aspectos. Cantantes, estilos, instrumentos, fusiones, colores… Hoy mismo acabo de descubrir a Bonde do Role y estoy alucinando con su funk.

Pero yo no quería hablar de ellos por ahora, quería comentaros mi experiencia en concierto de Djavan el pasado viernes 11, en Córdoba. El tipo es un verdadero ídolo de masas en Brasil, pero aquí su música puede ser calificada a menudo dentro de la etiqueta “músicas del mundo”. Consciente de la trascendencia de su música, acudí ilusionado y me sorprendió lo cercano y acogedor que resultó el concierto. El Teatro de la Axerquía está muy bien dispuesto para una buena visibilidad y acústica, a pesar de estar al aire libre. Desgranó sus éxitos así como nuevas canciones de su último disco. Se le vio muy bien para la edad que tiene (que el hombre ya calza 60 años) y, curioso como es, se deslizó por el pop, la bossa nova, el jazz, la samba, el rock… y el flamenco.

Y en este punto quería poneros un vídeo que me llamó la atención porque, después de una breve introducción en la que manifestó su admiración por Camarón de la Isla y confesó que lo había oído desde pequeño y usaba sus letras para enamorar a las niñas, acabó por cantar La leyenda del tiempo. Un gesto que me emocionó y lo volvió a mostrar como a un músico, con todas las letras, que busca allá donde hay arte. Magnífico: