/* Style Definitions */
 table.MsoNormalTable
 {mso-style-name:”Table Normal”;
 mso-tstyle-rowband-size:0;
 mso-tstyle-colband-size:0;
 mso-style-noshow:yes;
 mso-style-parent:””;
 mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
 mso-para-margin:0cm;
 mso-para-margin-bottom:.0001pt;
 mso-pagination:widow-orphan;
 font-size:10.0pt;
 font-family:”Times New Roman”;
 mso-ansi-language:#0400;
 mso-fareast-language:#0400;
 mso-bidi-language:#0400;}

v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

 /* Style Definitions */
 table.MsoNormalTable
 {mso-style-name:”Table Normal”;
 mso-tstyle-rowband-size:0;
 mso-tstyle-colband-size:0;
 mso-style-noshow:yes;
 mso-style-parent:””;
 mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
 mso-para-margin:0cm;
 mso-para-margin-bottom:.0001pt;
 mso-pagination:widow-orphan;
 font-size:10.0pt;
 font-family:”Times New Roman”;
 mso-ansi-language:#0400;
 mso-fareast-language:#0400;
 mso-bidi-language:#0400;}

Así se llama la última película de Javier Fesser, obra que pocos predecirían teniendo en cuenta sus películas más conocidas (Mortadelo y Filemón o El milagro de P. Tinto) No obstante, si miramos un poco, veríamos que su carrera está tomando un rumbo más concienciado con temas más sociales. Véase su corto Binta y la gran idea (maravilloso) la adaptación de La Cabina (interpretada en su tiempo por Jose Luis López Vázquez) en los que intenta librarse de esta etiqueta de “rarito“, estilo Jean Pierre Jeunet .

La polémica con esta película viene por el tema que trata: la enfermedad terminal de una niña y su enfoque religioso. Sólo quiero aportar mi punto de vista como alguien que ha conocido al Opus Dei como organización así como a personas con nombres y apellidos. Se acerca bastante (por no decir que retrata vivamente) muchos de los detalles de la vida de un numerario, supernumerario y de los agregados. Tres nombres que se dan a los diferentes miembros de La Obra según sean célibes que viven en centros, casados o célibes que viven en sus casas, respectivamente. La compleja psicología que rodea a un miembro del Opus Dei se explica con sinceridad, exponiendo palabra por palabra lo que dicta la filosofía de Josemaría Escrivá de Balaguer. Lo que ocurre es que al exponerla sin tapujos se comprueba claramente que está desconectada del mundo y el espectador siente vergüenza, zozobra, rechazo y probablemente incredulidad ante tal cúmulo de consignas: rechazo de la vida, censura del conocimiento, sumisión, autocastigo y finalmente la inmolación.

Me alegra que alguien haya tenido el coraje de sacar a la luz muchas prácticas religiosas tan comunes entre la gente que nos rodea, que se supone que están en la calle, pero que pasan por anacronismos fanáticos de gente que está educada desde chica para que no piense otra cosa, o simplemente se abandona a una explicación del mundo unívoca y autocomplaciente. Animo a quien quiera conocer cómo enfrenta el Opus Dei el dolor, es decir, la vida para ellos. En otro momento hablaría de su calidad técnica, que es muy alta, pero ahora sólo me apetecía hablar de esto.