Vale, es cierto que no escribo mucho últimamente, pero es que esto es así: si hay necesidad, se escribe y si no, pues no. Aún siguen sonándome las palabras de Banyuken cuando hablamos en el EBE. Bueno, las palabras exactas no porque no las recuerdo, pero más o menos que había que obligarse a escribir. Y tenía razón en una cosa, hay que ser disciplinado. Pero no en el escribir, sino en la organización del tiempo.

La cosa es que he tenido piedras en el camino que me han desanimado, como las irregularidades del hosting, aunque todo se puede solucionar. Nunca hay escusas, valen los hechos.

Aparte de explicarme, con este post quería también comunicar mi idea de hacer algo parecido a un podcast, porque la idea de narrar por internet sigue pareciéndome buena. Estos anuncios no deberían hacerse hasta que todo esté hecho, pero la verdad es que estoy muy ilusionado y espero tener pronto resultados. Pido a cualquiera que quiera darme algún consejo u orientación sobre el tema que me lo lance, que yo lo recogeré con gusto.

Creo que cogí con ganas un proyecto de audio (el de las Historias) y que me resultó muy agradable. Si pudiera perfeccionar esto realmente le buscaría una utilidad muy productiva al blog. Mientras, seguiré escribiendo. A ver si algún día alcanzo un grado aceptable de disciplina.