He visto una viñeta en el blog de Mauro Entrialgo que, como me tiene acostumbrado, conecta bastante con mis pensamientos:

entrialgo1