You are currently browsing the tag archive for the ‘Historias’ tag.

«El hombre, tanto en sus acciones y sus prácticas como en sus ficciones es un animal que cuenta historias. Lo que no es esencialmente, aunque llegue a serlo a través de su historia, es un contador de historias que aspira a la verdad. Pero la pregunta clave para los hombres no versa sobre su autoría; sólo puedo contestar a la pregunta “¿qué voy a hacer?”, si puedo contestar a la pregunta previa “¿de qué historia o historias me encuentro formando parte?”. Entramos en la sociedad humana con uno o más papeles asignados, y tenemos que aprender en qué consisten para poder entender las respuestas que los demás nos dan y para construir las nuestras. Escuchando narraciones sobre madrastras malvadas, niños abandonados, reyes buenos pero mal aconsejados, lobas que amamantan gemelos, hijos menores que no reciben herencia y tienen que encontrar su propio camino en la vida e hijos primogénitos [?] que despilfarran su herencia en vidas licenciosas y marchan al destierro a vivir con los cerdos, los niños aprenden o no lo que son un niño y un padre, el tipo de personajes que pueden existir en el drama en el que han nacido y cuáles son los derroteros del mundo. Prívese a los niños de las narraciones y se les dejará sin guión, tartamudos angustiados en sus acciones y en sus palabras. No hay modo de entender ninguna sociedad, incluyendo la nuestra, que no pase por el cúmulo de narraciones que constituyen sus recursos dramáticos básicos».
Alasdair MacIntyre. Tras la virtud (After virtue, 1984). Barcelona: Crítica, 2004, 2ª impr.; 352 pp.; col. Biblioteca de bolsillo; trad. de Amelia Valcárcel; ISBN (10): 84-8432-170-3.

via Bienvenidos a la fiesta

Anuncios

El otro día encontré un podcast interesante sobre historias de terror y estoy a ver si colaboro un poco, escribiendo algo. Porque sigo empeñado en ahondar en las cosas que dan miedo a la gente, aparte de mi cara por las mañanas. Al respecto, me parecen interesantes los comentarios que hicieron en su momento en la serie Reflexiones de Repronto, en la que se compaginan tanto literatura como cine con ese tonillo guasón que tanto me gusta. No os lo perdáis:

Por último, recomiendo vívamente la lectura del relato que nos trae hoy Gilichorradas. Toda una lección de moral y literatura.

SiloBusinessWomanJPG

http://www.ivoox.com/linguistas-mario-benedetti_md_2241613_1.mp3″ Ir a descargar

Llamada

Fredric Brown
El último hombre sobre la tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta.

SIN TÍTULO
Hemingway
Vendo zapatos de bebé, sin usar.

MENSAJES EN EL CONTESTADOR
José María Cumbreño
Vivo solo. Aunque a veces, en el trabajo, marco el número de teléfono de mi casa. Y pregunto por mí.

AMENAZAS
William Ospina
-Te devoraré -dijo la pantera.
-Peor para ti -dijo la espada.

CRÉDITO
María Tena
Se juraron amor eterno como quien firma una hipoteca. Pagados los plazos, el piso lo ocupó la vecina de enfrente.

CONTRA EL SECRETO PROFESIONAL
César Vallejo
Conozco a un hombre que dormía apoyado en sus brazos. Un día se los amputaron y quedó despierto para siempre.

UNA TRAGEDIA
Eduardo Mazo
Una tragedia es si, en el preciso momento que uno se está preguntando “¿qué soy?”, viene el hijo pequeño y nos dice: “Papá, cuando sea grande quiero ser como tú”.

Seguía dormido
Antonio Fernández Molina
Al verse despierto después de un mal sueño se dijo:
¡Qué alivio! Estoy fuera de la celda.
Pero aún seguía durmiendo.

AMOR
Carlos Drummond de Andrade
O amor dinamita a ponte e manda o amante passar.

EL GLOBO
Miguel Saiz Álvarez
Mientras subía y subía, el globo lloraba al ver que se le escapaba el niño.

EL CUENTO MÁS CORTO DEL MUNDO
Luis Manuel Reyes Galeana
Había una vez un fin.
Fin

Bueno, este era un cuento debido hace tiempo. Ahí va, no quiero decir más, porque ya está todo dicho.
http://www.ivoox.com/claveles-rojos_md_2241506_1.mp3″ Ir a descargar

Siguiendo con la estela de pequeños relatos, os traigo este del venezolano Armando José Sequera. No sé porqué, pero me puedo imaginar toda la vida de la Tatarabuela Felicia por tan sólo este pasaje. Espero que os guste.

http://www.ivoox.com/tatarabuela-felicia_md_2241514_1.mp3″ Ir a descargar

Mi amiga Imposible ha tocado un tema sensible para mi frágil moral literaria. En su último post ha sacado a colación una noticia curiosa, simpática. Pero a mi me retrotrae a pensamientos muy recurrentes: el miedo.

Siempre me encantó el cuento de Juan sin Miedo, yo me veía muy reflejado en él. La gente le consideraba raro por no tener miedo, un poco inmaduro. Y eso se repite en todas las versiones del cuento que hay. Un detalle más que hace que considere el miedo algo completamente construido y artificial. Al pensar así, cualquier cosa que analizáramos científicamente dejaría de tener ese revestimiento misterioso y aterrador. No habría porqué tener miedo, ¿o sí?

En el artículo enlazado de Cristina Martín de Doria, los diferentes Juanes van perdiendo el miedo de forma absurda, por eso me gusta más cómo lo cuenta John Hurt en El Cuentacuentos. Serie de televisión que recomiendo vivamente (sé que La Imposible le tiene aprecio también).

En fin, ¿era Juan un inadaptado? ¿Un inmaduro? ¿Madurar significa empezar a temer? ¿Somos civilizados porque tenemos miedos? ¿Qué pasa si uno no tiene esa sensación, no tiene alma? Son demasiados interrogantes para un post, y tengo más. Espero no cansaros con estas pesadillas, pero es que me parece un tema tan actual que al recordar estos viejos cuentos me parece que estoy conectado con toda la humanidad, a través del tiempo, por esa oscura sensación de pavor.

RSS RSS del Podcast

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
Anuncios