You are currently browsing the monthly archive for noviembre 2007.

A ver: entro en mi correo y me cuelan unas líneas de publicidad. Hasta ahí, vale que son pocas y de algo come Gmail. Pero bueno, ordenen los factores, que al final alteran al producto.

twitter

Pues sí. Desde este fin de semana en el que hablé tanto de Twitter, a favor como en contra, llevo coqueteando con la idea de abrirme definitivamente una cuenta. Y pensaba que esto no era para mí, que no lo veo claro todavía. Pero cada vez oigo a más gente que se anima y leyendo el último post de Marta-Marmota me he dicho ¡qué diablos!. Habrá que probarlo, ¿no?. Así que os animo a todos a que, por lo menos, lo probéis. Yo voy a ir siguiendo a personas bastante más interesantes que yo, a ver si así aprendo algo. Hay una incesante ebullición de pensamientos ahí fuera, y yo no quiero perdérmelos.

Por cierto, me podréis seguir en esta pantallita de la derecha.

Genial, conseguí la conferencia de David Bravo sobre los derechos de autor en el EBE, un audio más que recomendable, a pesar de su casi una hora de duración. Un tío que habla muy claro.

 (visto en Libro de Notas)

Lamentablemente no he podido ir a todas las actividades de este gran encuentro, pero creo que sí a algunas de las interesantes. Empecé el viernes por la tarde, entrando tarde a la charla con Buenafuente, un tipo simpático, curioso con esto del los blogs, pero un espectador, como yo, de todo este fenómeno. En la misma sala y terminada su intervención, le hicieron preguntas varias, entre los preguntones estaba Javier Capitán. Las “estrellas” mediáticas en general se han demostrado como usuarios corrientes y molientes, cosa que me ha acercado a su postura. Tanto me acercó que pudimos conversar, yo y otros tantos, amigablemente con una taza de café.

Lo cierto es que es emocionante ver qué buen ambiente se respira en estos foros. Uno no tiene ni idea de dónde va a acabar esta red social, ni quién se beneficiará económicamente, ni cómo, ni qué consecuencias acarreará… pero lo que si aprecia es una verdadera expectación por la magnitud de los cambios. Hablamos de masas de personas que, una a una, están cambiando la red. Otro aspecto a destacar es el “buenrollismo” reinante. Creo que, antes que la muerte, la blogosfera nos iguala a todos, y eso por ahora es favorecedor de las relaciones. La gente ha sido muy simpática, han ido incluso a hacer negocio, y todo en buen plan. He aprendido algunas cosas sobre podcast y videoblog en un taller que hubo y ya las últimas actividades me coincidieron con otro congreso. Vaya tela. Seguro que David Bravo estuvo genial.

Tras mi ruta de la tapa particular, volví el sábado, pero esta vez a la tertulia de la tarde. Sentí enormemente haberme perdido la conferencia de Biz Stone , pero un amigo me la contó luego. Pude asistir a la mesa redonda entre Juanma Ortega (el de Anda Ya), Gisela Pulido (cuatro veces campeona del mundo de kitesurf) y Javier Capitán (el del Informal)* sobre los blogs personales en la que el primero me pareció un tipo flipado con su podcast del que puso unas pistas curiosas, Gisela, la probrecita, hablaba de cosas más terrenales como charlar con sus amigas y colgar fotos de sitios que le gustan, y El Capi, que fue el que dijo las verdades. Sobre todo en referencia a la SGAE y al nuevo cambio social en el que parece todo el mundo tener bastantes esperanzas. Me refiero a la Web 2.0, claro.

* Atención a cómo he puesto etiquetas a diestro y siniestro, pero es para que hagáis memoria, que estáis viejunos.

Hoy comienza el Evento Blog en Sevilla. Será en el Hotel Barceló, en la Isla de la Cartuja durante todo el fin de semana. Está fantásticamente organizado y tiene ponentes muy interesantes, aparte de que conocer a los bloguers más renombrados de este país y parte del extranjero es ya un acontecimiento digno de verse. Empieza esta tarde a las 16h con una conferencia de Shel Israel, ideólogo de la web 2.0, vendrá gente de Youtube-Google, Enrique Dans hablará del Twitter y cerrará todo David Bravo.
No sé si podré ir a todo, si alguien se apunta, podemos ir a ver a Buenafuente, que viene esta noche a hablar de la televisión en internet. Y luego me han dicho que nos vamos de cervecitas. Esto de los blogs es de un ocio…

Si tienes un momento y quieres saber cuánto te queda de vida, haz click aquí y rellena el formulario.

¿Que porqué cada vez veo menos la tele? Por programas como este. En El Diario de Patricia un hombre le pide a su ex compañera que vuelva. Ella, por sus motivos, le dice que no. Días más tarde la degüella en el rellano de su casa. ¿Qué sensación se me queda? De asco.

Puede parecer que voy con retraso, pero nunca es tarde para hacer un homenaje a un ser querido. Puede parecer también, por esta introducción, que vaya a hablar de un familiar, amigo o cualquier persona cercana y conocida, pero en este caso se trata de una persona que no vi en mi vida.

Hace algunos años llevo escuchando un programa de radio que se llama La Rosa de los vientos. ¿Que de qué va? Pues de todo, pero sobre todo de la curiosidad por aprender Historia, Ciencia, Literatura, Enigmas, Medio Ambiente, Cine, Arte, actualidad… Un cúmulo humanista de saber que se concentraba en este “amigo” mío: Juan Antonio Cebrián. La alegría y el bien hacer de este profesional de la radio, que llevaba con este programa 10 años, impregnaba todos los conocimientos que transmitía en tertulias, comentarios, entrevistas y sus ya míticos pasajes de la historia. Últimamente, y como el programa es muy tarde (domingos de madrugada, y dura tres horas), me lo descargo en mi iPod como miles de oyentes. Creo que es de los mejores programas de radio que hay, yo diría que en toda la red a nivel mundial.

Pues este genio de la radio, este compañero de insomnios, divulgador nato, amante de la Historia y maestro de maestros murió el 20 de octubre (hace ahora un mes) de un infarto con 43 años y un niño (Alejandro) de 3. Tras el primer mes sin su voz sigo sin poder superarlo. No puedo creer que un simple infarto cercenara tanto bueno. Lo único que me anima es que siguen sus grabaciones, sus pasajes, reviviendo la historia y la cultura. Escoged cualquiera al azar y quedaréis enganchados a su estilo. Podría hablar horas sobre él, sobre todo lo que me ha hecho ver (qué ironía) a pesar de que yo nunca pude verle en persona. Sé que muchos ya le han rendido homenaje, entre ellos estáis algunos de los que visitáis este blog, pero no me importa sumarme al mar de aplausos que debe recibir este hombre en agradecimiento por tanta bondad y trabajo en la corta vida que le tocó vivir.
Adiós, amigo.

¿Quieres saber dónde es de día y dónde de noche ahora mismo en el mundo? Haz click en la imagen y lo verás.

Ahora la que tocaba era la de Leones por corderos, de Robert Redford (sí, qué pasa, voy mucho al cine). Había escuchado varias recomendaciones pero la que me hizo decidirme fue la que hicieron en La Rosa de los vientos, de Juan Antonio Cebrián. Lo cierto es que uno siempre se queda con sensación de que al final poco diferencia a los ciudadanos americanos en cuanto a sus ideas políticas. De acuerdo en que el tema de la guerra de Irak es controvertido en cuanto a que muere gente y, ¡diox!, eso es horrible y bla bla bla. Pero hay mucha hipocresía. Incluso hasta la periodista que interpreta Meryl Streep tiene planteamientos que aquí incluiríamos dentro del PP más radicalillo.

Y el personaje de Redford, pasando por encima de que va de buen rollo y de comprometido por la sociedad, al final y junto con todos los personajes, de lo que hablan es de un nuevo invento del patriotismo. El miedo, la patria, la entrega, el sacrificio, la guerra… todos esos conceptos están muy denostados por los americanos desde Vietnam y ahora con Afganistán e Irak. “Si queremos que nuestros votantes estén satisfechos” pensará algún ideólogo republicano de uno de estos thinktank, “debemos hacerles creer que apuestan por una nueva estrategia“. Como ocurre con el personaje de Tom Cruise. Deben engañarnos de otra manera para que nos traguemos la guerra.

Pues si esto es cine independiente y crítico, muy mal está EEUU. Eso sí, la considero una película muy recomendable para seguir entendiendo a los americanos, que continúan obsesionados por la guerra. Las interpretaciones están fenomenal, incluso la del chavalito universitario que mantiene una larga charla con Redford. Mal que bien, contestan al gobierno, y algo de contrapoder cabe. Además se me hizo corta a pesar de que la mayor parte del tiempo se la pasan hablando. Es por eso que se dicen algunas cosas, bastantes, interesantes.

Pd.: como dato curioso, desde el punto de vista de la traducción, aparecen en español prácticamente todas las palabras que salen escritas en la película. Este avance tecnológico me hace reflexionar sobre si nos merece la pena traducir tanto y no fomentar el esfuerzo, el dinero y la técnica en ver las películas en su versión original. Siempre será mucho más enriquecedor.

Mi twitter

RSS RSS del Podcast

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Redes

Campañas

Neutralidad en la Red